Author Topic: La fábula de la alhondra y el búho  (Read 1007 times)

Atalayero

  • Usuario Avanzado
  • ****
  • Posts: 941
La fábula de la alhondra y el búho
« on: March 02, 2009, 22:39:06 PM »
Una preciosa mañana de primavera, papa y mama alondras vieron como el precioso huevo que durante semanas habían empollado, se rompía despacito. De repente, una patita salio del cascarón; luego un pequeño y huesudo pico, hasta que por fin, su hijo consiguió salir completamente. Los padres le recibieron alborozados, cantando con su hermosa voz, pletóricos de felicidad, mientras el polluelo - asustado -, no sabía a donde mirar y por eso miraba a todas partes, incrédulo de ver tanto mundo después de haber estado encerrado  en su cáscara de cal. Durante aproximadamente un mes, sus padres le cuidaron, alimentaron, calentaron y le fueron enseñando tácticas de caza, pesca, formas novedosas de vuelo y piruetas increíbles que el retoño fue aprendiendo y que mas tarde debería practicar y utilizar para su vida cotidiana.
 
Cierta mañana, sus padres se acercaron a él y con inmenso cariño pero con crudeza, le dijeron:
 
- Querido hijo, ha llegado el momento de separarnos. Hemos cuidado de ti, te hemos enseñado todo lo que sabemos. Ahora debes volar solo y despedirte de nosotros. Probablemente no nos veamos nunca más. No llores por que así es la naturaleza, así es la vida... El polluelo, preocupado, se despidió de ellos.
 
Justo antes de echar a volar, la madre se dio media vuelta, no pudiendo evitar su impulso maternal a pesar de los dictados de la naturaleza y con gran pena le dijo:
 
- Hijo mío, ten mucho cuidado. Nosotros no estaremos...pero te diré una cosa sin que se entere tu padre: si algún día, mientras eres pequeño, tienes un problema, acude al búho del bosque. El es tranquilo y sabio y tal vez pueda ayudarte.
 
Y salio volando.
 
El pequeño pollito comenzó a surcar el aire hacia un lado, hacia otro...curioseando en cada rincón y haciendo amigos y evitando enemigos. Una mañana se encontró con dos ardillas. Ellas le explicaron donde vivían y como podía hacer el para buscar un refugio. Les agradeció los consejos y se marcho. Esa misma tarde se topó con dos ranas que le invitaron a beber agua en su charca y le advirtieron que tuviera cuidado con las serpientes de agua. Estaba algo asustado pero contento pues cada día aprendía cosas nuevas y era capaz de subsistir por si mismo.
 
Una mañana como otra cualquiera, ya más fuerte y decidido por la experiencia que iba adquiriendo en el bosque, se aventuro a explorar más allá de donde había ido nunca. Planeo sobre prados y montes...y al final llego a un gran lago rodeado de árboles que colgaban sus ramas sobre la orilla. Era un lugar precioso. De repente, oyó ruidos extraños, alboroto, frenesí...y fue a curiosear. Se quedo atónito. Nunca había visto nada igual. Un mono colgaba de una rama, sujeto a la misma por su cola prensil y con las manos... ¡con las manos estaba sacando del agua a todos los peces que había en el lago, echándolos a la orilla y dejándolos allí!
 
El espectáculo le resultó extraño, no lo entendía, pero como era inexperto  no sabía como entenderlo. Se acordó del consejo de su madre y corrió a buscar al búho, a quien costo encontrar y no con muchas ganas, el sabio animal, poco acostumbrado a estar despierto de día, decidió acompañarle, viendo el ímpetu del pollito. Y efectivamente, todo era como el pajarillo había descrito: varios peces muertos yacían en la orilla, mientras otros agonizaban a su lado y algunos conseguían escapar.
 
El búho, antes de emitir un juicio temerario al respecto, prefirió hablar con el mono y preguntarle que hacia. Se dirigió a él y solemnemente le pregunto:
 
- Mono, ¿qué estás haciendo?
- Ya lo ves - contestó el primate - saco a todos, todos, todos los peces del agua.
- Si, eso ya lo veo, contesto el búho...pero ¿por que?

A lo que el mono contestó rotundo:
 
- Pues porque ayer, saltando de rama en rama, resbale y me caí al agua. Casi me ahogo, no podía respirar y me costó mucho alcanzar la orilla.
- Ya veo, dijo el búho.

Entiendo lo que haces y comprendo tu preocupación, pero te diré una cosa: lo que es bueno para unos puede no serlo para otros, aunque nosotros estemos convencidos de que es así. Ello puede llevarnos a hacer cosas con la mejor intención pero que al final puedan resultar dañinas para otros. Por eso, antes de actuar, es conveniente informarse de porque unos actúan de una manera y otros de otra y lo prudente es no actuar hasta no saber que pasa realmente.
 
El polluelo ha venido a buscarme para pedir mi consejo porque el no entendía; no te ha juzgado ni ha actuado de manera alguna hasta conocer la situación en todas sus variantes ni ha entrado en tu forma de actuar. Simplemente y antes de decir nada a nadie, ha pedido consejo. Otra vez, querido mono, antes de actuar, primero piensa en las consecuencias, porque ahora quedan varios peces muertos en la orilla a los que no preguntaste si querían seguir o no en el agua. Incluso si se ahogaran, sería su decisión.
 
Desde entonces, el búho y el polluelo se vieron unidos por una entrañable amistad: uno valoro la sabiduría del otro y el otro la prudencia del uno.

Atalayero

  • Usuario Avanzado
  • ****
  • Posts: 941
Re: La fábula de la alhondra y el búho
« Reply #1 on: March 02, 2009, 22:52:35 PM »
Esto me lo ha enviado hoy un miembro de Zierbena Beti por correo electrónico, un par de días después de que haya escrito mis opiniones y sugerencias una vez leído todo lo que dicen en esa revista.
.
..
...
..
.
A esta persona la invito a leer el post que habre este tema: "Desde la atalaya".
Más en concreto el 5º párrafo, del que acabo de subrayar una palabra ahora mismo.

Rober

  • Usuario Avanzado
  • ****
  • Posts: 565
Re: La fábula de la alhondra y el búho
« Reply #2 on: March 03, 2009, 02:01:35 AM »
Me ha encantado leer la fábula, es muy bonita y como todas las fábulas...se puede aprender de ellas.

Rober

  • Usuario Avanzado
  • ****
  • Posts: 565
Re: La fábula de la alhondra y el búho
« Reply #3 on: March 03, 2009, 02:17:23 AM »
Atalayero, no pretendo meterme en vuestro tema, pero me apetece decir que:
-- a mi me parece que tú tienes derecho a opinar, como todos.
-- aunque leí todas tus opiniones de la revista de ZB, ahora mismo no sé si las tengo todas en mente pero recuerdo que dabas sugerencias varias, que, en principio no me disgustó ninguna.  Aconsejar es bueno, obligar es malo. Tu aconsejabas (o sugerías).
-- personalmente, pienso que tienes sitio en Zierbena Beti´, incluso ahora.
-- personalmente creo que hace falta gente que trabaje en/por/ para/con  Zierbena Beti.
-- personalmente, a ti, como a galipolucense, os considero dos jóvenes sobradamente preparados y con ganas de hacer cosas.
-- personalmente, me da lástima y rabia que se desperdicie vuestro talento.
-- También reconozco que me cuesta entender ciertas "cosillas" de ambos (galipolucense y tú).
-- a mi me parece buen trabajo, muy buen trabajo si comparo con los panfletos del PNV, la primer revista de ZB; lo mismo que las de Tinko (de la Izquierda Abertzale de Zierbena). Informan, opinan...con seriedad, sin tragacetear.
-- de los concejales de ZB (Eloy, Marga y Fernando) ya opiné en la sede de ZB hace ya como año y medio, ¿recuerdas?. Mi opinión no ha cambiado ni un ápice (si acaso se ha radicalizado más todavía "siguiendo" la labor de cada uno). De tu comentario al respecto en un post del otro día me queda alguna duda...
-- personalmente, me alegro de que estés escribiendo en el foro. Me gusta ver que has escrito y leer tus opiniones. Quizás, soy ya tan viejo que me gusta enseñar y aprender.

Agurrak!

Atalayero

  • Usuario Avanzado
  • ****
  • Posts: 941
Re: La fábula de la alhondra y el búho
« Reply #4 on: March 03, 2009, 12:02:47 PM »
Quote
También reconozco que me cuesta entender ciertas "cosillas"

Yo estoy dispuesto a aclararte esas “cosillas” que no entiendes, aquí en el foro, y eso incluye las limitaciones del foro; porque por mensajes privados o por correo electrónico ya me dijiste que no querías hablar conmigo, porque por la noche te decía una cosa y por la mañana hacía la contraria…

Sabes, ahora que no pertenezco a ningún grupo, tengo una ventaja, y es que puedo opinar de forma personal. No pretendo hacer daño a la gente de ZB, les respeto, porque sé que no es fácil estar donde están,… aunque creo que lo más difícil lo pasamos en los meses previos a las elecciones, y fue entonces donde dimos el callo, unos más que otros.

Supimos dar el primer paso, y ahora, casi 2 años después, los que quedan, siguen intentando caminar. Y creo que lo van a hacer bien, porque están de acuerdo en lo que quieren hacer (tal vez les cueste hacer una lista, o recabar las firmas necesarias o no se vuelvan a presentar a las próximas elecciones; pero yo nunca he pensado en eso).

No opino lo mismo que los que ahora están en ZB, y como me niego a ejecutar órdenes (aunque sea lo que quiere la mayoría), si no estoy de acuerdo con la línea que se sigue, pues me voy, porque nada me ata a seguir. Otra cosa sería no estar de acuerdo, pero acatar lo que dice la mayoría (ahora digo acatar, no ejecutar), y como el acatar lo decidido no me supondría más que ir de vez en cuando a reuniones, pues me quedo, porque me gusta el hambiente y enterarme de las cosas que "se están haciendo". Pero yo no estoy por estar en ningún sitio.

Preferiría no hablar de lo pasado, pero si alguien me pide explicaciones, se las doy, como hice el otro día con otro usuario del foro tomando un café en el Waitaki.
« Last Edit: March 03, 2009, 12:07:36 PM by Atalayero »